martes, diciembre 01, 2009

Esquela

Cancelo las miradas
de razones ausentes,
entierro el filo negro
del pregón en la herida.



Navego acantilados
tejidos con tus dudas,
danzo en el veraniego
crepúsculo del miedo.



Sudando tus halagos,
cayéndome en tus pasos,
mordiendo tu recuerdo
mientras cavo tu tumba.




Chiqui Abreu
Copyright © 2.009
Derechos Reservados


Safe Creative #0912025041428

4 comentarios:

La abuela frescotona dijo...

cavar una tumba, en el alma o en la tierra, siempre es triste, pues, estas diciendo adiós. te abrazo querida amiga.

Chiqui Abreu dijo...

Así es, Abuela, duele profundamente, pero luego se vuelve a respirar!
Gracias y mil gracias!
Besos,
Chiqui.-

Antonio Javier Fuentes Soria dijo...

Navego acantilados
tejidos con tus dudas

Vaya versos te sacaste de la chistera, porque tus entrañas también llevan chistera ¿verdad?. Estos dos son geniales, el poema es genial. Deja de escurrir el diccionario, déjame unas palabritas por si llego tarde. Eres grande.
P:D Te recomiendo un grupo español que he descubiero, flamenquito con letras profundas y en ocasiones sabineras. Se llaman "El desván del duende". Uno de sus componentes tiene un blog, "Palabrafernalia". Dile a Miguel que vas de mi parte. Te dejo una letra suya que me pone los pelos de punta "Nudo marinero". Escuchalá cuando puedas.

A la media luz de las viejas candelas
quiero cantarte niña al son del aire,
ahora que vaga sola por las calles
mi melodía...

Si te alejas de mí
cuando la noche despierte
llorando por ti
te vestirá de recuerdos
la luna de abril
arrecía de besos,
porque el aliento de tu pensamiento vive anclado al mío,
perdimos el hilo pal descosío y sólo nos queda vernos marchar.
¡Ay! Verte marchar...

De caracolas es el rumor que vuela por los callejones
en donde aprendimos a vencer el miedo,
porque a tu lado mis días duran menos.
Recuerdo tu voz, y un nudo marinero en el corazón
no deja que me duerma sin tu calor,
y beberé, beberé los vientos.

A la media luz de las viejas candelas
jirones del alba tras el remolino
de risas que cabalgan contra la corriente
del destino...

Chiqui Abreu dijo...

Wow, querido Antonio, cada vez que te asomas a esta ventana me sorprendes; hoy, no sólo llegas con un ramillete de hermosas palabras hacia mis letras y hacia mí, sino que me bañas con la magia de Miguel y "El Desván del Duende", con este temazo que corrí a buscar, y al escucharlo me quedé en el sitio, es bellísimo; pero cuando leí nuevamente la letra, en "Palabrafernalia" me dejó suspendida, sencillamente genial!!!
Gracias por llevarme de la mano en este descubrimiento delicioso!
Besos y abrazos,
Chiqui.-