viernes, diciembre 25, 2009

En la soledad de tu compañía

Me

fundo

en tu piel

descubriendo

un mar de dudas,

silenciosamente

recorro tu dominio.

Utopía de lo eterno.

Intento recobrar la calma,

profundas cicatrices tatuadas,

garrafal subterfugio de mi ser,

canonizo quiméricos sentimientos,

solapo -nostálgicamente- tu regreso

bajo la absurda soledad de tu compañía...



Chiqui Abreu
© Todos los Derechos Reservados

10 comentarios:

Céu de Buarque dijo...

Preciosa, Felicidades y qué trabajo te has tomado en este poema, bravísimo... a veces las soledades nos enseñan y son fuente de inspiración; otras, reconozco me han llevado a enfermarme de pena y desarraigo. Pero de eso estás libre si vives en tu tierra, aunque también debo decirte, me siento muchas veces extranjera en mi país. Las soledades que más padeció mi autora... ha sido la del amor, si la abré tenido que sorportar.
Besos,
C&C

Chiqui Abreu dijo...

Mi querida Cel, yo creo que a todos nos pasa alguna vez eso de sentirnos ajenos al mundo en el que respiramos...
La soledad del amor es muy dura, aunque resulta más desgastante vivir en una soledad compartida, alguien que físicamente esté, pero su alma vague por otros rumbos.
Gracias por tu apoyo, siempre!
Besos y abrazos,
Chiqui.-

Clara Schoenborn dijo...

Querida Chiqui, cuánta razón tienes. No hay peor soledad, que la "soledad acompañada". Tu poema lo ha expuesto muy, pero muy bien. Un abrazo fuerte.

Xiomara Beatriz dijo...

Cuanta razon tienes querida amiga la soledad mas dura es la soledad en compañia...hermoso poema me he quedado prendida de los ultimos versos "garrafal subterfugio de mi ser,canonizo quiméricos sentimientos,solapo -nostálgicamente- tu regreso bajo la absurda soledad de tu compañía..

Daniel dijo...

Aplico en estos casos la terapia número 1957: más vale solo que mal acompañado. Lo malo es que puede llegar a ser una terapia eterna por lo adictiva.

Un beso grande Dulce Chiqui. Y es cierto, duele esa absurda compañía.

Dann

reltih dijo...

excelente letras mi querida amiga, siempre es un honor leerte.
besos

Suso dijo...

Esas cicatrices...tremenda las poesias de Chiqui, con esa fuerza que hace que llegue el sentimiento de la web al alma. Comparto la opinión que no hay soledad más triste, que la soledad en compañía. Besos.

Chiqui Abreu dijo...

Clara, Xiomara, Dann, Hit y Suso, mil gracias por sus bellas palabras; hay soledades que matan las ilusiones, sobre todo, cuando estás junto a alguien que se va desvaneciendo entre silencios, aunque lo tengas al lado...
Los quiero mucho, y les agradezco profundamente su apoyo a mis pequeñas letras!!
Besos a todos,
Chiqui.-

Antonio Javier Fuentes Soria dijo...

Que grande eres, niña. Un lujazo. En un poema que escribí me atreví a decir "mejor que nadie sabes/ que a veces necesito soledades que tengan adosadas tu presencia". Por eso y por tantas cosas cabría decir que...todo depende. Un abrazo alquimista

Chiqui Abreu dijo...

Tienes razón, querido Coloso, todo depende...
Recuerdo esos hermosos versos, la soledad rompe el silencio con el suspiro del amor; pero si es al contrario, la vida se convierte en un laberinto de ausencias.
Gracias por tu aliento, siempre!!
Abrazos,
Chiqui.-