viernes, noviembre 06, 2009

Tertulia procaz


Susurro que refresca
deliciosa velada,
masajeando la muesca,
inicias la emboscada.

Rasgar la tenue brisa
de un camino que emparda
el fervor de mi cornisa
con tu estampa gallarda.

Calar al mismo invierno,
sacudir la esperanza,
convertido en mi perno,
desarmas mi templanza.

Efluvio incandescente
cabalga mis entrañas,
que no importe la gente,
entrégate a mis mañas.


Chiqui Abreu
Copyright © 2.009
Derechos Reservados

4 comentarios:

Angus dijo...

Las palabras hacen bucles de linda escarcha, pedazos de alma que se llenan por un instante de letras y nos hacen evadirnos de una mirada, de un día sin avatares... esa es su magia. Hermoso caos poder leer trozos de belleza tomando un café de buena mañana.

Chiqui Abreu dijo...

Gracias por tus bellas palabras, Angus, es un placer compartir este pequeño espacio contigo!
Saludos,
Chiqui.-

Daniel dijo...

Uy!¿Qué decir que no suene lascivo? Poesía que refresca esta mañana calurosa de domingo. No, suena contradictorio aunque metafóricamente hablando sea cierto. Pero el contenido estimula otras sensaciones.
Quizás sea un buen momento para leer haikus con una tasa de té frío.

No me hagas caso, no he tomado la pastillita esta mañana.
Me gusta lo que escribes, siento que estás llena de misterios, y es bueno para una gran poetisa.

Te quiero amiga, desde mi corazón un beso de domingo.
Daniel

Chiqui Abreu dijo...

Daniel, si los haikus son los que brotan de tu pluma, apúntame en la tertulia; será un placer más enriquecedor y menos procaz.
Yo también te quiero mucho, amigo, poeta, terapeuta del alma!
Besos en píldoras (3),
Chiqui.-