martes, noviembre 24, 2009

Agonía



Domada por las pisadas del Milano
recupera su olor a mueble desgastado.
Nada entre cobijas de recelos,
adula al diablo, palmo a palmo,
se entrega a la corona del olvido
y rebosa el mar extorsionado.


Hojas de bronce que vuelven a secarse
entre encíclicas caducas por el vino
degustando el zumo muerto, digerido.
Es botella que endosa sus enojos,
salpican las miserias ilustradas
y retornan -en vilo- por su corcho.


Chiqui Abreu
© Todos los Derechos Reservados


Safe Creative #0911245004022

5 comentarios:

La abuela frescotona dijo...

el vino es mi bebida favorita, gran compañero de soledades, gran bufon en las alegrías. te abrazo

Céu de Buarque dijo...

la vida envuelta en restos de cristales, como una explosión,esa estrella esparcida en pequeñas partículas,que todavía esperamos ver en las noches sin luna,
mi admiración retoño del Caribe,
besos todos,
C.

Chiqui Abreu dijo...

Abuela: Tienes razón, es un maravilloso compañer y un descarado bufón, pero también suele convertirse en verdugo de muchos!
Gracias por tu visita y por ese abrazo que me toca el alma!

Céu: Nunca perdemos la esperanza de los rayitos de vida, ni en las noches más sombrías.
Gracias por tus bellas palabras, la admiración va de vuelta con tus magníficas letras!

Besotes para ambas,
Chiqui.-
(El anterior estaba en ruso, jejejeje, por eso lo borré!)

Antonio Javier Fuentes Soria dijo...

Grande, muy grande.

Chiqui Abreu dijo...

Adorable, muy adorable!!
Gracias coloso!
Chiqui.-