domingo, noviembre 08, 2009

El duende y su colibrí


Alumbrados por la luna
se encontraron de pasada,
un duende con sangre gitana
y su encantadora amada.

Él cocinaba ilusiones,
gran poeta y soñador,
y con cúrcuma rociaba
la magia de su esplendor.

Ella volaba muy alto,
con sus alas de jazmín,
fotografiando la esencia
de un amor color carmín.

La sirena, desde el mar,
los miraba con dulzura,
feliz de verlos pasar
y adentrarse en la espesura.

Pensaba: ¡Qué bello amor!
Y dibujaba en la espuma,
un hermoso corazón
que le regaló a la bruma.

Besos, duende y colibrí.
La luna, el amor predica.
Y así, nació este poema,
que la sirena os dedica.

Chiqui Abreu
Copyright © 2.009
Derechos Reservados

2 comentarios:

Céu de Buarque dijo...

qué precioso es!
Sirena del Caribe,
cuéntanos más historias,
Tahiel y yo las esperamos
en las esteras, sentados,
con la brisa fresca
tentados a que aparezcas.

Besos

Chiqui Abreu dijo...

Gracias, mi linda Cel, disculpa la tardanza al responderte, es que a veces esto del blog me trae loca, jejeje.
Me alegra mucho que, tanto Tahiel como tú, hayan disfrutado este poema, espero hacer uno para niños más grandes y te lo mando a ver qué les parece.
Un besote inmenso para los dos,
Chiqui.-