viernes, febrero 12, 2010

Navíos de sol



Anoche dormí con los miserables,
me arropé con sus hojas viejas

de mágicas letras indelebles,

que alzan vuelo, acompasadas.



Hablamos del ayer, de mi mañana,
del café que inaugura la jornada,
de la lluvia que roza la ventana
y del cielo con su nube enamorada.



Nos sentamos a contar estrellas,

apagamos el dolor que las quemaba

y volvimos a quitarnos las costillas
para dar vida al que no la encontraba.


Fuimos navíos de sol entre las ramas

del gran araguaney que está en la plaza,
bajo su sombra dejamos nuestras almas
y un canto nuevo vestido de esperanza.


Al despertarme, la noche ya no estaba,

ni mis viejos amigos, ni su luna de plata,

sólo un rayo de luz, que mi frente besaba,

anunciaba la aurora de una vida sensata.




Chiqui Abreu
© Todos los Derechos Reservados

10 comentarios:

Suso dijo...

besos mi guerrillera....

Chiqui Abreu dijo...

Gracias, mi querido compañero de viaje!!
Besos para ti,
Chiqui.-

Duna dijo...

Bella historia Chiqui. Un placer leerte y disfrutar de tus buenas letras.

Muchos besos

Daniel dijo...

Nada más loable que la esperanza de los miserables...
Belleza de poema mi querida Chiqui. Estimular la vida a partir del dolor

Besos (1957)

Dann

Chiqui Abreu dijo...

Muchas gracias, querida Duna!!
Besos y abrazos,
Chiqui.-

Chiqui Abreu dijo...

Mi Dann, gracias por acercarte y navegar los mares que están detrás de mis letras.
Besos (Todos),
Chiqui.-

Moisés dijo...

Bonito poema, Chiqui. Besos

Chiqui Abreu dijo...

Muchas gracias, Moisés!!
Un beso grande,
Chiqui.-

Sombragris dijo...

Bravissima...Poema a la vieja usanza.Me gusta por su sencillez y su rima clásica...por su calor y por sentirme cercano.Tiene melodía como pocos y me identifico en ella.Dulce Chiqui..cada vez me gusta mas.Besos

Chiqui Abreu dijo...

Muchas gracias, querido amigo, cambiando por un momento el estilo, pero ahí vamos, intentándolo con el corazón.
Es un deleite para mí saberte cerquita, con todo ese cariño que tu alma me regala!
Un beso grande,
Chiqui.-